Resumen del trabajo final de carrera


Esta es la última entrada de este blog. Lamentablemente no pude seguir el ritmo de publicación este último año en el que definitivamente he podido presentar mi trabajo y acabar la carrera. Voy a intentar hacer un pequeño resumen de lo acontecido y algunas conclusiones al respecto. A pesar de no tratarse de un tema específico sobre el Laberinto de Horta quedará como punto y final al tratarse del remate de mi propio trabajo y mi formación académica como aparejador. Este artículo queda abierto a comentarios por si alguien quiere ponerse en contacto conmigo.

Documentos del proyecto final:

En setiembre de 2010 tuve que volver a elegir proyecto. Esta vez todo fue mucho más pautado ya que me puse en contacto con Gerardo Wadel para buscar un proyecto en el cual pudiera trabajar sobre temas sostenibilistas. Aquella inquietud personal por darle un sentido al proyecto más allá del académico iba a tener salida desde un punto de vista medioambiental en vez del puramente histórico y social que había deseado para el edificio del Laberinto.

Can Pastilla

Cometí de primeras el mismo error de siempre y fue el querer formarme antes de empezar a trabajar. Me gusta sentirme preparado antes de atacar los problemas que puedan venir y por eso me pasé muchas semanas leyendo multitud de libros y artículos así como asistiendo a conferencias.

El bloque 1 del trabajo (1 de 3) era el más genérico, en el que se pedía realizar una aproximación al edificio en cuanto a historia, modificaciones puntuales, estado de lesiones, viabilidad del proyecto propuesto, etc. El problema de este bloque es que puede ser todo lo profundo y denso que uno quiera. De hecho, éste fue el bloque más desarrollado del proyecto del Laberinto por la índole especialmente atractiva y artística que presentaba.

Hasta marzo estuve desarrollando el bloque 1 con pinceladas en el bloque 2, simultaneándolo todo con dosis de trabajo profesional autónomo, formación y una ligera desesperación por no recibir ningún tipo de respuesta a las ofertas de trabajo a las que me presentaba. El bloque 2 es mucho más práctico y exige estar plenamente metido en harina. Empecé a trabajarlo pero creo que de una forma muy poco intensa. No fue hasta que no visité el edificio en Palma cuando realmente pude empezar a identificarme con él y trabajar con sentido.

Auditoría Decret d'Habitabilitat

Sin mucho avance llegamos hasta San Juan, teórico momento de la convocatoria de junio a la que, desgraciadamente, me resultaba imposible llegar. Finales de mes de mayo es el momento clave para saber si llegas o no a la junio y para ello debes tener plenamente cerrado bloque 1 y 2 así como tener mirado y controlado el bloque 3. No era mi caso. Ponemos la vista en setiembre y volvemos a planificar el trabajo.

Como norma hasta la fecha, los diversos compromisos inesperados rompen la planificación. El número de imprevistos y acciones que te impiden avanzar es insólitamente grande. Una semana de vacaciones con Sandra y su familia en Salamanca a primeros de julio durante la cual no pude trabajar nada (muy poco) a pesar de haberme llevado toda la documentación. Tras eso surge la posibilidad de realizar una ampliación del portal empresarial de la gestoría donde trabaja Sandra a la cual, obviamente, no me puedo negar. A finales de ese mes mi suegro me preguntó si quería ayudarle en el almacén como el año pasado y, a pesar de que yo no lo tenía nada claro, en tanto en cuanto compensara el tiempo por el dinero valdría la pena. Finalmente no fue así ni por dinero ni por tiempo y eché mucho de menos esos 15 días. Además en medio de esas dos semanas de trabajo había otro viaje previsto a Menorca con Brian y Cris la cual rompió toda la planificación al verme obligado a hacer un parón de 3 semanas durante el mes que más faena tenía que sacar.

Estamos por tanto entorno al 10 de agosto con prácticamente el bloque 2 y 3 por hacer y el bloque 1 por repasar. Rehacemos la planificación y, como siempre, sigue habiendo tiempo (optimista incorregible) pero ya la exigencia diaria es mucho mayor en cuanto a dedicación de horas.

Electricidad y telecomunicaciones

El trabajo va saliendo y entro en un estado en el que sorprendentemente contra más lo trabajo más me gusta. Sin embargo el tiempo apremia y ya casi estamos a finales de agosto, acercándonos inescrutablemente al terrible momento marcado en rojo en el calendario de la primera revisión de septiembre.

Llega ese día y pido hora para revisar las instalaciones. El bloque 2 no está acabado pero casi. Eso era lo que creía cuando fui a clase. Una vez allí la corrección es conjunta y nadie excepto yo lleva material del bloque 2. Todos están en el bloque 3, lo cual ya de primeras me mosquea. Durante la corrección salen frases y comentarios que indican lo largo que resulta el bloque 3, la de tiempo que hace falta para sacarlo todo e incluso un compañero dice que lo tiene listo todo excepto que el bloque 3 y quiere saber qué pasaría en caso de no llegar. Entonces, vamos a ver, que a mí que me falta acabar el bloque 2, repasar el bloque 1 y empezar el bloque 3, mejor lo dejo estar, no? Lluis que creo parece intuir mi preocupación me arengó a que le echara un par y no tirara la toalla.

Detalle constructivo (no es mi fuerte)

Salí de clase mosqueado y con un desánimo muy grande. Le había dedicado un montón de tiempo y, sin embargo, parecía que no era suficiente y que aun debería prepararme para un mayor volumen de horas de trabajo. Ese día era 5 de septiembre, el cumpleaños de Sandra, en el que no nos habíamos podido ver por la corrección de la tarde-noche y el trabajo que había estado haciendo por la mañana. De vuelta en la moto me dije a mí mismo que a pesar del desánimo no podía posponer más la presentación por mi salud mental personal y por el compromiso que había adquirido con Sandra. Me autoconvencí de que era imposible que todos lo tuvieran todo hecho a falta de un mes y que, al final, todo el mundo tenía flecos y que sólo se presentaba lo que uno mejor tenía. Como dice House, todos mentimos. Me puse en lo peor al ver el trabajo que todos llevaban pero luego supe ponerme ese factor a favor.

Conforme más pensaba en todo esto más me enfadaba, por decirlo de algún modo. Me había molestado oír a compañeros quejándose del tiempo cuando según ellos tenían todo atado y a falta de pocos retoques. Vamos a ver, esa misma mañana yo estaba convencido de que tenía tiempo y ahora resultaba que gente con el trabajo mucho más avanzado era incapaz de ver claro si presentarían. Eso me llevó al punto de inflexión real del proyecto y me hice fuerte en aquella que considero una de mis virtudes: la productividad y la implicación. Me imaginaba a todos aquellos chicos con dudas y temores trabajando 2 horas con el facebook en el navegador (que por otro lado habían trabajado de forma mucho más constante que yo a lo largo de todo el año) y entonces me convencí de que sí era posible.

Estudio de seguridad y salud

Estaba echando una media de 6-8 horas diarias y visto lo visto no iba a ser suficiente así que me hice mi planificación espartana. Saque cuentas del tiempo que me iba a llevar cada una de las tareas pendientes, las sume, aplique un tiempo adicional del 20%, me quité de en medio fines de semana libres y eché cuentas. Lo que me esperaba delante no era tarea fácil pero para nada imposible. Exigía mucho pero de la manera en la que he aprendido a trabajar como ingeniero y como arquitecto: mucho y bien y, además, bajo presión. Llamé a Sandra y se le comenté pero ya no con pena o conformismo sino con rabia y desafiante. Si eso es lo que hay que hacer, lo haré. Si luego ya no es suficiente para aprobar, es otro tema en el cual mejor no pensar.

El primer día fueron 12 horas que mientras montaba la planificación parecía una barbaridad y, sin embargo, al acabar el día, ya estaban hechas. Faltaban mucho pero un día había pasado y perfectamente trabajado. Así pasaron dos, tres, el primer sábado y domingo y la primera semana.

Del día 5 al 28 no hubo pausa. Los días empezaban a las 6:45 y a las 7 ya estaba delante del ordenador. Paraba 30 minutos para comer y alargaba hasta las 22h. Según el día cenaba y volvía hasta la 1 de la madrugada o si estaba muy cansado me echaba a dormir. Fue duro, muy duro pero también muy gratificante ver como, una vez más bajo presión, había sido capaz de dar lo que ni yo mismo pensaba que podría entregar: tres semanas de total dedicación e implicación con el trabajo y el edificio.

Recuento diario de horas

La última semana fue bastante tranquila. El cansancio hacia mella pero la promesa de acabar y zanjar esta etapa definitivamente daba fuerzas para seguir. Fui capaz de llegar al día de impresión (miércoles) con los pdf perfectamente acabados, sólo unos retoques fueron necesarios el día antes de la entrega (jueves). La sensación era de que controlaba perfectamente tempos y tareas, como un reloj suizo. Todas las noches antes de acabar programaba el día siguiente con detalle y ajustaba el resto de la semana en base del trabajo realizado y la previsión de los días posteriores. Como digo, a pesar del cansancio, las sensaciones eran tan buenas que aun aguantaba.

El jueves por la noche, llegué a casa tras imprimir los últimos cambios y me senté en el sofá. Era ya casi la hora de cenar y me había dicho que podía acabar de montar los documentos en las cajas antes y así ya lo tendría hecho pero la promesa de la comodidad del comedor delante de la tele, viendo baloncesto era demasiado. Sin embargo, un resorte volvió a saltar y acabé ordenando los últimos folios antes de sentarme a la mesa. Creo que ese es el signo más evidente de la transformación obrada en mi carácter y mi actitud. Después de eso, solo quedaba montar los pdf definitivos y copiarlo todo en un cd.

Todo listo

A las 23:30 estaba todo listo, nada por retocar, todo cerrado, podía volver a sacar al perro y así lo hice. En la calle todo estaba tranquilo, mucho silencio y agradecí como nunca ese paseo nocturno que alargué mucho más de lo habitual reflexionando sobre la relatividad del tiempo cuando uno es productivo y tiene intención y el auténtico par de huevos que le había echado al asunto. Orgullo propio.

Entrega sin problemas. 18 días de nervios esperando una nota que nunca llegaba y un día a las 20h la intranet actualiza los datos: apto.

Apto

El pasado 10 de noviembre presentación y liberación total y definitiva. Nota final: 7.

Ya soy aparejador!

Y gracias a mi formación previa metamorfoseo a INGITECTO. Nos vemos allí a partir de ahora. Gracias por leerme =)

P.D.- Las auténticas conclusiones y agradecimientos del trabajo pueden encontrarse en las últimas páginas del documento de la memoria del bloque 1 (enlaces al principio de este artículo)

  1. #1 by Robert on 24 noviembre 2011 - 14:50 pm

    INGITECTOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOORRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLL!!!!!!!

    Enhorabuena again! ;)

  2. #2 by Anna on 27 noviembre 2012 - 22:58 pm

    Hola David,
    Me llamo Anna, soy un estudiante de un Master en Periodismo de la Ub. Estoy escribiendo un artículo de urbanismo sobre el palacio del Laberinto de Horta y…he tropezado con tu buen trabajo final de carrera! Quería saber si podría hacerte algunas preguntitas, una entrevista telefónica quizás..sería muy gentil de tu parte.
    De todos modos te agradezco los links que has puesto y las informacione que has recolectado..felicidaes!

  3. #3 by moogwai^ on 12 enero 2013 - 2:02 am

    Bones Anna jo sóc d’Horta i conec prou bé l’interior del palau, estic per allà prou sovint. Si vols preguntar-me qualsevol cosa pots enviar-me un correu.

    oscargv.sbc@gmail.com

    Passi-ho bé.

(No será publicado)