Sobre este blog…


Hace ya 4 años que apostamos fuertemente por una idea y un proyecto de futuro. Este año debe ser el último de esta aventura y para conseguirlo debo realizar y presentar un proyecto con un nivel de detalle y acabado profesional o supraporfesional con una duración estimada de 9 meses. Para no perder ni un detalle de todo ello y poder mirar atrás con orgullo una vez acabado he decidido que ésta es la primera entrada de este blog en el cual espero poder plasmar de manera regular el avance en la preparación de mi Trabajo Final de Carrera.

Tras intentar la recuperación de las asignaturas en septiembre ya sólo dos piedras quedan en el camino: estructuras (5h) y planificación y control de obras (10h). Implican una dedicación semanal total de unas 15 horas (más las teóricas en casa). Hablando con la boca pequeña… no me preocupan en exceso: estructuras la tengo muy (muy, muy) por la mano y obras me gusta e interesa por lo que ninguna de las dos deberían ser un problema.

El primer cuadrimestre es el más duro ya que una parte de la asignatura de obras se cursa sólo en esta primera mitad y en el segundo cuadrimestre la dedicación total en horas de clase baja de 15 a 9 horas. A todo esto hay que añadirle las horas dedicadas y/o dedicables al TFC y, por supuesto, las 25 horas de trabajo semanal en Emedos (página web powered by Sebas & me).

Con lo cual nos plantamos en un preocupante horario que viste tal que así:

Calendario 2009-10

Calendario 2009-10

Siendo lo verde las horas de trabajo remunerado, las azules las horas de clase presencial y las grafiadas en color anaranjado las que debería dedicar a proyecto en casa o bien a hacer ejercicio. En realidad las horas de proyecto deberían ser más de dos diarias; puede que el doble sería una cifra más razonable para sacar el TFC sin muchos apuros en el tiempo exigido.

Miedo dan los primeros 4 meses de curso. No debería haber problema si consigo meterlo todo en una rutina en la que quepa todo esto más una dedicación diaria a hacer ejercicio y mantener una dieta equilibrada. Una vez sobrepasado febrero el nivel de exigencia a nivel de presencialidad baja aunque por ese entonce sel nivel de fuerzas/ánimos puede andar parejo a éste si por algún motivo el proyecto se complica. No es por ponerse negativo es que hay que tenerlo todo en cuenta…

A mis 30 años y empezando ahora el quinto año de carrera parece que definitivamente ésta es la buena. Este proyecto será infinitamente más exigente que el de telecomunicaciones hace ya 6 años. Es otra edad, otras obligaciones, otra escuela, otros requerimientos y otra manera de tutelar y dirigir el proyecto.

No puedo negar que, a bote pronto, éste despierta mucha más ilusión e interés y me predispone muchísimo más a investigar y echarle horas. Mi objetivo es tenerlo todo perfectamente controlado y anticipado, incluso los momentos de bajón. Uno de los primeros objetivos será trazar un planning asquerosamente detallado y centrarme en un manera de trabajar GTD y así evitar las dudas y los tiempos muertos.

Esta es la primera piedra del castillo. Seguiremos informando…

, , , , , , ,

Los Comentarios están cerrados